domingo, 16 de noviembre de 2008

El Hombre Que Vive al Lado del Faro






Miro el horizonte y lo veo llegar
con su andar laso,
escoltado por pesadas gaviotas,
fieles compañeras de sus días,
batiéndose como dúctiles mariposas
a su alrededor.

Solitario hombre, veterano de mar,
Piel tatuada en profundos surcos,
cincelados por el sol,
disecada por la brisa cuajada de sal,
mirada profunda, espíritu sin mancha.

El hombre que vive a un lado del faro
tiene en sus ojos el color del tiempo,
el verde azul de las mañanas de mar calmo,
o el oscuro gris de las noches tormentosas,
en que las aguas trepan ciclópeas,
desbordando el acantilado..

Camina lento, como lentos son sus días,
espalda encorvada, manos sufridas,
corazón de caracol.
Natural detector de ilusiones arrasadas
en naufragios de dolor,
que oscurecen con sus restos
las impolutas playas de su mar
y de mares ajenos

Hombre vecino al Faro,
contiguo a él, íntimamente ligado
a ese codiciado socorro
que ilumina el paso extraviado,
la ruta perdida en la oscuridad,
marcando el seguro sendero.

Hombre de sol y sal
tus pasos dejaron su huella
en mis días de arena.

María Magdalena Gabetta




Pintura: "El Faro de Santa Marta (Cascais)" de la Pintora Española, Josefa Bernaldez

4 comentarios:

Ninalla dijo...

Precioso poéma Magda, la descripción que haces de ese viejo marino y su entorno maravillosa. Es un honor que hayas elegido mi cuadro para ilustrar esta bella poésia.
Besos.
Fefi

Jardinero de las nubes dijo...

Hermoso poema, con cuyo sentimiento me he sentido identificado.

Un beso querida amiga.

rosario dijo...

¡Bellísimo poema!, de tan bello cuadro la maestría de tus letras.

Besos

Anónimo dijo...

hey magda puedo tomar como base tu cuento "el título" para hacer un cortometraje? andres1k8@hotmail.com
ese es mi msn contestame ahi un beso