lunes, 11 de mayo de 2009

Después de ti, el mar - (con la tristeza de Alfonsina)


Escucha amado...

Me iré mañana,
cuando el sol decline sobre la arena
caminaré hacia el mar,
allí dónde está mi hogar de cristal.

Colgaré caracolas de mi cuello
y adornaré con estrellas marinas
mis cabellos

Pero antes......

Se que vendrás...

Con las manos cargadas
de espigas de sol.
Con tus ojos azules
y tu rostro moreno.

Y yo estaré.....

con mis claroscuros de siempre
con mis cicatrices de vida
pero con el corazón en libertad.

y .... seré ese día.....

la blanca y pura....
mujer de tus sueños..

Uniremos amado.....
mi oscuridad y tu luz
y formaremos un único día.

Un único día de amor.
para adorarnos...

Luego te irás y yo ....
yo seguiré mi camino.

Pero no temas por mí,
Cuando debas irte,
No pienses en mí con tristeza.

Cuando te alejes.....
Piensa que voy a descansar a mi casa,
a reposar en mi cama,
más azul que las aguas.....

Caminaré entonces amado, hacia el mar,
allí dónde está mi hogar de cristal
y un pez con flores de rojo coral,
me estará aguardando.

María Magdalena Gabetta


Pintura: "Fondo Marino", del pintor Español, Juan Antonio Torrijo Latorre.

7 comentarios:

Abelardo Manuel Martinez dijo...

La verdad Magda, cuando me acerco a tu blog, que es muy a menudo, me dejo llevar por las palabras de amor, de desamor; hirientes para corazones inmunes a la belleza. Poetisa, un cálido abrazo.

beto dijo...

Hermoso versos que vislumbran sentimientos de cariño entrelazados con otros de recuerdos, van y vuelven a semejanza de las olas del mar.

Un deleite.

beto

Claudieta dijo...

Me encantan los ambientes marinos, el mar forma parte de mi.
Siempre es un placer visitarte,
un beso de claudieta desde Valencia

El jardinero de las nubes dijo...

Tu imperio poético se extiende en cielos, mares, prosa y versos, corazones e intelectos. Dios me dio un gran regalo poniéndome en tu camino.

Un abrazo a vos y un beso y a tu mami.

Mi eterna gratitud.

medianoche dijo...

Qué maravilla tu poema, es precioso nos lleva sobre olas azules de sal, tú corazón derrochando sensibilidad, siempre leerte es un lujo Maestra. Te enlazo para llegar más seguido a tu blog.

Besitos

•Oblivion• dijo...

Me evoca el amor que siento por ese astro azul... para mi, primero el mar, después quien sabe.

Juan Carrizo dijo...

Original hermoso (triste realidad alfonsina y el mar) se parecian mucho,ella vastedad de amor vastedad de dolor,el mar vastedad de sal agua y color que el cielo reclama (bello poema el tuyo)