domingo, 18 de septiembre de 2011

Sin Escape






Trepada a mis letras,
construyo con ellas una soga
que me libere de esta esclavitud mental
que feroz me aprisiona..

Soga que hiere mis manos.
Sangran piel y carne,
al no lograr el intento.

Oscilo en el vacío.
Ánima suicida..
Divago entre versos,
desorientado espíritu extraviado..

Fatal inconsciencia.
Real inconsistencia.

Intento crecer en estatura,
Irónica paradoja...
se perfila mi mente más pequeña,
remando en ríos de arena.
Inepto escarabajo desmembrado.

Se aleja de mí....
la cúspide de la emoción.
Trágica reacción inversa.

Dura la cárcel que me aprisiona.
Paredes de piedra.
Grilletes de acero.
Rejas de hierro.

No me libera la pluma.
Estos versos son sólo
un distorsionado lamento.
No transmiten el canto de las aves ,
ni el sonido de la sabiduría
fluyendo sobre el río de la vida.

Resabios de lava ardiente,
congelándose contra las piedras
de mi entendimiento
y el vacío total que me absorbe
hasta el tuétano.


María Magdalena Gabetta


Dibujo de la serie "Aristolochia 3 - basado en las fotografías de Karl Blossfeldt" de mi amiga la pintora paraguaya, Adriana Villagra

7 comentarios:

Rodolfo Nasta dijo...

MARÍA MAGDALENA, me encanta esta poesía tuya. Esa peligrosa soga que construímos para salvarnos o para...
Me hiciste emocionar, después de mucho tiempo de ausencia por los blogs amigos
Va abrazo fuerte
Rodolfo

Nocheluz dijo...

Maravillosa...un beso grande y lindo día!

Anónimo dijo...

¡Magistral, querida Magdalena! No hay otra palabra para definir esta poesía.
Besos,
María Susana

Joshua Carpenter - Vudu dijo...

La verdad dicha poesia te llega y te toca los sentimientos, me gustaria leer más.
Saludos.

maría magdalena gabetta dijo...

Gracias mis amigos por sus visitas, lecturas y comentarios. Un abrazo. Magda

Zool Martinez dijo...

muy bueno el blog! te dejo el mio http://suummerloove.blogspot.com/ un beso :D

Silencio dijo...

Querida Magda, tu poesía maravillosa! y vengo a desearte felices fiestas, y un 2012 lleno de amor, salud, paz y poesía...Besos mil!