jueves, 12 de abril de 2007

Décimas para un Hombre Decente




Por los senderos del cerro,
desde montes y quebradas,
desde las cumbres nevadas
y aroma a tomillo y berro,
con música de cencerro
entre los riscos sonando
mi canto rueda ensalzando
al dueño de esta gran tierra,
por derecho y no por guerra,
del Indio estamos hablando.

Fue de su estirpe orgulloso,
no agachaba su cabeza,
hijo de la realeza,
amigo del pez y el oso,
no era servil ni tramposo,
llevaba en alto la frente
y defendía a su gente
del blanco y su cruel acoso,
ni artero ni vanidoso,
era el Indio hombre decente.

Del Indio estamos hablando,
recordando sus hazañas
no era un matrero con mañas
como algunos van contando,
por eso yo voy cantando
que no recele la gente,
del rey de este continente
merecedor de respeto,
sin dudas un gran sujeto,
era el indio hombre decente.

María Magdalena Gabetta
Pintura: "El Ranquel" del Pintor Argentino Francisco Madero Marenco


3 comentarios:

Ameba dijo...

magistral homenaje a nuestros antepasados, un placer degustar tu pluma...



un abrazo y un beso enorme Magda

Shou dijo...

Era el indio un hombre decente. Sin dudas, esa afirmación merece todo el reconocimiento, más aun en los tiempos que corren. Grande, Magda. Grande.

Lo que este blog se llevo dijo...

Naerma: Me modernicé: ahora tengo blog y todo!!! Sin tu permiso, reproduje esta maravilla al hombre decente(con los créditos correspondientes, ojo) ahi va la direccion:
http://blogs.clarin.com/lachanchaquelaparioyquelatirodelaspatas/posts
Ya todo está superado... me refiero a los viejos amores. El hombre revivió. Un beso.