domingo, 31 de octubre de 2010

Se fue un Hombre





A veces una persona se va
y no deja nada tras de sí,
otras veces, una persona muere,
y lo acompaña el dolor de sus familiares y amigos,
otras veces, las menos,
el dolor y congoja de muchos
se hace presente en forma espontánea y sorpresiva,
- para muchos otros –

Se fue un hombre,
un ser humano con sus aciertos y sus errores,
con su ímpetu y también con sus dejadeces
- todos las tenemos –
con sus convicciones y sus luchas,
- no todas acertadas –
pero que produjeron un cambio
- innegable incluso a quienes lo repudiaban –

Se fue un hombre que admiré desde lejos
y que sentí cerca, muy cerca.
Un hombre a quien le preocuparon las mismas cosas
que siempre me preocuparon,
y que en su corto tiempo trató de cambiar,
y que algunas cambió, otras quedaron,
para los que continúan su camino.

Un hombre que tocó sin miedo
oscuros entramados de poder económico
arraigados con el tiempo,
y que reconoció a los pobres como iguales,
a sus hijos como argentinos
y a sus mujeres como madres.
y que nos hizo pensar
- a algunos –
que aún había esperanzas, que aún podíamos
tener un futuro digno y diferente,
para todos.

Un ser humano se fue y algunos
- no yo, no mis iguales –
festejaron como el triunfo nefasto
de quienes no podían enfrentarlo en vida.
triste triunfo, si es que existen triunfos,
cuando se acalla una voz diferente
por la muerte y no por la palabra y el pensamiento justo.

Se fue un hombre amado por muchos,
repudiado por otros tantos,
se fue un sembrador de sueños,
y nosotros ….
- los que lo amábamos –
debemos cosechar y volver a sembrar
por la dignidad, que muchos,
habíamos sepultado.


María Magdalena Gabetta
Pido perdón a mis lectores por no subir una pintura para ilustrar este poema, creo que esta foto merece ese lugar

2 comentarios:

Pétalos... dijo...

Son muy sincera tus palabras, es un hermoso poema!

Judith Bascones dijo...

Me imagino que dejo un gran vacion en Argentina. Yo al sabelo me impresione. besos . Judith