viernes, 25 de mayo de 2007

Mis Días de Caracol



En esa hosca apatía en la
que me sumergen
mis lamentables días de caracol,
apenas me arrastro por el suelo
ignorando la vida que me rodea.

En esos días en que el malvón no florece
porque teme que una hormiga lo destruya,
y el sol no asoma porque se esconde temeroso
de que las sombras lo sorprendan.
En esos interminables días en que
descubro que mi reclusión es sólo mía
y que la carga que mi espalda soporta
es parte soldada a mi figura,
como mis brazos y mis piernas,
tan pesada e inútil como ellos.

En esos días en que las noches
le ganan espacio a los días,
hasta someterlos en el cautiverio
de mis pesadillas,
encerrándome junto a ellas
en la torre del fin del mundo.

En esos días de caracol
en los que siento que una lágrima más
me hará morir deshidratada
y empapelo la ciudad con mi tristeza,
saco del ropero mi deshilachado traje de
Maga/bruja/ilusionista/mentirosa
reabsorbo mis lágrimas,
me mal dibujo una sonrisa
y engaño a la vida.

María Magdalena Gabetta


Pintura: "La Bañista" del Pintor Argentino, Martín La Spina


4 comentarios:

John Sereira dijo...

A veces nos vemos obligados a usar la concha, pero bueno, mañana...

Saludos, Juan Antonio

Isoba dijo...

En esos días de caracol me siento tan extraviada que me encierro dentro de mi concha.

Noches negras detrás de mi muro
no veo las estrellas
me siento tan pequeña
que me olvidé que soy
parte de ellas.

maría magdalena gabetta dijo...

Gracias amigos por las visitas y gracias Isoba por el pequeño poema que te nació al leer mi poesía. Magda

Oscar Néstor dijo...

Una mirada no basta para leer esta maravilla.